El Estilo 1200 VS Arte del Mosa.


Altar, antes púlpito, de Klosterneuberg

Para explicar la corriente más clásica en la escultura gótica del sXIII se habla del Estilo 1200. De Nicolás de Verdún. De Laon. De Sens. De las portadas de Amiens y Reims. De la portada del Juicio Final de la fachada occidental de Nôtre Dame de  Paris. También se habla de Estilo 1200 en la pintura (1,165), siendo la zona comprendida entre Inglaterra, el norte de Francia y los estados borgoñones sus zona de desarrollo.

Pero no se habla de cómo llega el clasicismo a Nicolás de Verdún. Tampoco a Claus Sluter. Aquí vamos a presentar una hipótesis de trabajo sobre el tema. Y lo vamos hacer fundamentalmente para deshacer el equívoco de que los pintores del Renacimiento Flamenco, llamados Primitivos Flamencos, carecieron de raíces clásicas como ocurrió, por ejemplo, en Italia. Vamos a intentar demostrar que el clasicismo llegó a los Primitivos Flamencos. Y que el arte del Renacimiento Carolingio tuvo mucho que ver en ello.

Para empezar creo que hay entender bien la importancia del llamado estilo 1200. Así lo han entendido también otros como el MET que escoge como portada de su exposición «The Year 1200: A Centennial Exhibition at The Metropolitan Museum of Art» la orfebrería en miniatura del altar de Klosterneuberg de Nicolás de Verdún.



Como hemos señalado, la pintura gótica parte del llamado estilo 1200, y en su formación Inglaterra tuvo un papel protagonista.” (1)

Volviendo a planteamientos estilísticos, el estilo 1200 es el punto de partida indudable en lo que se refiere al campo de la pintura y de la miniatura góticas.” (2).

(...) la pintura románica es a su vez consecuencia de la pintura y miniatura carolingia y mozárabe (...)”(5).

No estoy de acuerdo con los autores que incluyen el saco de Constantinopla por la IV Cruzada con la consiguiente incorporación del botín artístico, dentro de la formación del estilo 1200. El estilo 1200 se forma mucho antes de 1204. En cambio, como se ve, es generalmente aceptada la influencia inglesa en el proceso. La pintura de la sala capitular del monasterio de Sijena en Huesca (España) es testimonio de ello. Adscrita al Maestro de la Hoja Morgan, autor, entre otros de la Biblia de Winchester, demuestra hasta donde llegó la mano del gran artista sajón. Demuestra también un hecho trascendental, aunque quizá poco conocido, que el norte de Francia, Normandía e Inglaterra fueron durante muchos años lo mismo. Por lo tanto hablar de inglés y francés en esa época tiende a confundir más que aclarar. En este sentido también confunde respecto al arte de esta época el temor a definir claramente un Arte del Mosa llamándolo Mosa-francés, franco-alemán, etc. etc..

Y en segundo lugar creo que hay que entender bien lo que se hacía en esa zona “(...) que abarcaba Inglaterra, el norte de Francia y los futuros Países Bajos, (...)” (1). Quizá lo que se hacía en esa zona del antiguo Ducado de Borgoña era el Arte del Mosa. El arte de los hermanos Limbourg y del Renacimiento Flamenco - prefiero esta denominación a la tradicional de Primitivos Flamencos -. ¿Se puede entender ese Arte del Mosa como la culminación artística del Renacimiento Carolingio? Geográficamente coinciden ambas zonas : el Mosa y el centro del poder de Carlomagno. ¿Cómo llegó la miniatura de la Biblia de Vivian vs Biblia de Winchester a convertirse en la de Las muy Ricas Horas? Por una parte, en cuanto a su formato literario, en el proceso de transformación de estos ‘libros de texto’ de uso personal : Biblia, Salterio, Libro de Horas. Pero ahora nos interesa el cambio artístico.

Igualmente, creo que no se menciona como suficientemente significativo un hecho capital : a ambos lados del Canal de la Mancha existe un sustrato histórico-artístico común. El sustrato artístico y cultural celta, académicamente llamado indoeuropeo. Influencias inglesas, francesas, germánicas e incluso italianas se mueven dentro de un muy antiguo, común y primigenio denominador común : I Celti, la prima Europa.
Su arte en metal, la orfebrería, fue, como cultura nómada, su principal producción de cara a la ornamentación y la ostentación del poder. Creo que la relación de la orfebrería con el diseño y la realización de la miniatura va más allá de la simple apariencia. Sin ir más lejos, los hermanos Limbourg proceden de una familia de orfebres. Nos encontramos aquí con un triángulo interesante : sustrato histórico-artístico celta-orfebrería-miniatura, que creo que puede dar mucho de sí. De momento explican muchas afinidades ante quam a un lado y otro del Canal de la Mancha.

Hablemos un poco de los hermanos Limbourg, Herman, Paul y Joan, autores de Las muy Ricas Horas del duque de Berry. Después comentaremos sobre la obra de los monjes de san Martín de Tours, La Biblia de Vivien, de Carlos el Calvo. Y trataremos de poner ambas obras en contacto.

Los hermanos Limbourg fueron primero orfebres. Estamos en las fechas idóneas para saborear los frutos del festival dedicado a los hermanos Limbourg del año pasado - Hermanos Limbourg 1416-2016, 600 años - . La pintura de los hermanos Limbourg tiene un valor documental (Umberto Eco). Creo que con esta frase está dicho todo. O casi todo. Aquí tenemos el germen de Campin, Van Eyck, El Bosco y el Renacimiento Flamenco en general. Pero seguimos preguntándonos ¿de donde llegó a los hermanos Limbourg esta encantadora y radicalmente naturalista y clásica forma de pintar? Aquí tenemos algunas respuestas que los relacionan con otros hermanos. Los hermanos Maelwael.

The Limburg brothers are directly associated with the Nijmeeg artist Maelwael, possibly from Kleef or Xanten. The first generation of Maelwaels settled in 1370 in Nijmegen. Sources refer to the brothers Herman and Willem and a third brother Johan is the priest. Herman and Willem are painters who engage in painting shields, banners and streamers with heraldic emblems. The Gelderse Duchy Court is an important client.

Herman and Willem are in direct contact with the duke, the beginning of a network that will build later generations into a network with the most powerful dukes in France.
Herman and Willem are 'self-employed'. They work from their own studio and both have a house on the Burchtstraat in Nijmegen. Herman is also the king of arms of Duke Willem van Gülik, an important function that he probably owes to his great knowledge of heraldry. After 1396, Herman and Willem Maelwael disappeared from the Gelderse Annals
.

Willem Maelwael gets a daughter named Metta and a son who becomes a painter and works in his father's workshop. His name is Jan Maelwael. The work of this talented boy falls on, by which the Gelderse duchess Katharina of Bavaria recommends him to her niece Isabella, the queen of France. In January 13, Jan draws an important assignment from Isabella of Bavaria, and travels to Paris. A year later, the duke of Burgundy, Philips de Stoute, takes him to work and drives Jan to the Burgundian capital Dijon where he quickly carries out. Not only does he become one of the best-paid artists in France, but he also gets an official function at the Ducal Court.

His most important work is for Champmol's Carthage Monastery near Dijon,
where he works with major artists like Jean de Beaumetz (Nota 1) and Haarlem sculptor Claus Sluter. From contemporary sources it appears that he was quite productive and highly appreciated. Unfortunately, no painting has been saved that we can confidently attribut to him, as he did not sign his work, as usual. Possible works by Jan Maelwael are a tondo with an image of the Pietà in the Louvre in Paris and a Madonna with Angels in Berlin.” ( Exposición 600 años).

Portada de la cartuja de Champmol, Claus Sluter y Jean Meville (empiezan a aparecer individuos humanos aunque reducidos).



Mentiría si no dijera que me fascina el vértigo de este ir y venir de la escultura de la portada de la cartuja de Champol a la miniatura de los hermanos Limbourg. También me fascina la intensa e imprescindible relación entre arte y cultura expresada en nuestro personaje Jan Maelwael. Como ya se ha dicho más arriba es nuestra mente la que ve más que los ojos. Esto es lo que quiero destacar. Los Maelwel pertenecían a la clase dirigente que tenía acceso VIP a la cultura. Y creo que también es importante destacar que tenían acceso a una cultura humanista profana. Jan Maelwael, diplomático y cortesano real como Tiziano, Rubens, Van Eyck y nuestro nunca suficientemente estudiado y admirado Velázquez. La enorme cultura humanista de estos pintores los hacía proveedores de gestión diplomática del más alto nivel.

También me interesa mucho destacar de este texto la mención de la relación con otro importante artista, el escultor Klaus Sluter. Klaus Sluter que ya es generalmente admitido por los especialistas como inmediato precursor del Renacimiento Flamenco.

Johan Maelvael, será este otoño reconocido como “uno de los fundadores de la pintura flamenca” en la exposición que le prepara el Rijksmuseum.


Y al otro lado del mostrador tenemos a un nuevo cliente que creo que es importante destacar para la explicar la evolución de los acontecimientos : el príncipe mecenas (NOTA 2). La guerra, la inestabilidad política, la crisis, las hambrunas, la peste negra, lejos de perjudicar, favorece la creación artística pues los mecenas necesitan medios muy artísticos para limpiar sus imágenes públicas tan manchadas de sangre y de miseria. Este es un fenómeno que nunca será suficientemente valorado. En general, muchos caminos del arte son más parecidos a las cloacas que a senderos pirenaicos en dorado otoñal, aunque luego no lo parecen.

Como ya se ha comentado con referencia a Nicolás de Verdún, yo soy de la opinión de considerar el arte carolingio como heredero directo de la antigüedad clásica grecorromana. Sin necesidad de recurrir para explicarlo a ninguna referencia a la abstracción románica ni la elegancia gótico-sienesa.
Con la Biblia de Vivien y Carlos II, nieto de Carlomagno y emperador de Occidente, llegamos al arte y al Renacimiento Carolingio. Antes que nada pido que se me acepte este trabajo aunque cronológicamente estamos no el la Baja sino en la Alta Edad Media. He necesitado ir más allá del ámbito de esta asignatura para cerrar esta especie de círculo que he creado entre la escultura de Klaus Shluter, la miniatura de los hermanos Limbourg y la pintura flamenca. Y ahora la Biblia de Vivien. Todas las obras respirando un clasicismo que llega de Carlomagno. El arte, siempre relacionado con el poder, no desea desprenderse de la referencia imperial romana. Abandonamos, pues, los siglos XII-XIV del capitalismo naciente para regresar de lleno al feudalismo. La situación socioeconómica no puede ser más parecida. La catedral gótica quiere ser la joya que deslumbre a los nuevos pretendientes del poder, los burgueses y comerciantes, dentro de la ciudad, con la luz de la legitimidad divina de la monarquía. Las Biblias carolingias cumplen esa misión igualmente en una época en la que la monarquía carolingia necesita refuerzos ante la desarticulación del poder feudal naciente.

Lo mismo podría decirse de las escuelas pictóricas del norte y centro de Europa respecto a las miniaturas de los monjes anglosajones. Recordemos los libros de Durham y Durrow.

Creo que he encontrado, finalmente, esa corriente, que como las corrientes marinas de diferente densidad, transcurre por el ancho océano del arte europeo medieval, sin mezclarse, y que nos lleva desde la Antigüedad Tardorromana, a través del arte carolingio, hasta el Renacimiento Flamenco y hasta nuestros días. Puede que esto ayude a explicar, en parte, el misterio del clasicismo flamenco.(Xisco Bernal).

En este sentido y como un nuevo machetazo para ir abriéndo camino en la confusa jungla que recorremos, tenemos esta cita de Duby :

"También en el norte res`plandece el arte de los Paises Bajos tras el abandono del estilo gótico internacional, imprimiendo a la producción escultórica una fisionimía específica y singular (...)" (Georges Duby) (6, 821).

Como se ve tampoco aclara gran cosa a parte de destacar que el arte de los Paises Bajos - que yo llamo Arte del Mosa - es un centro de arte importante que extiende su influencia más allá de sus fronteras.

El próximo curso iremos más allá, hasta las costas de Irlanda, para explicarnos la enorme influencia de la «latinidad irlandesa» (anónimo) en el arte y la cultura de los años más oscuros de la Alta Edad Media europea.

Notas.-

Nota 1.- “Peinture au « lyrisme délicat », exemple de l' « art aristocratique » de son époque, l'œuvre de Beaumetz témoigne à la fois de la splendeur du mécénat bourguignon et du degré de sophistication atteint par la peinture du nord de l'Europe au xive siècle.” (wikipedia).

Nota 2.- “Autour de 1400 se développe en France un mécénat privé qui suscite une forte émulation créatrice, tout en conférant à l’œuvre d’art une dimension plus personnelle.” En Princes mécènes, Maïna Masson, Conservatrice du patrimoine.


Bibliografía.-
1.- «El gótico y las artes del color», Joaquín Martínez del Pino, en El arte en la baja Edad Media occidental: arquitectura, escultura y pintura, 2014, VV.AA., Editorial Centro de Estudios Ramón Areces Madrid, pg.209.
3.- Conferencia de la profesora de Historia del Arte Inés Monteira, dentro del Curso "De la colección al museo. Del museo a la Historia del Arte" organizado en junio de 2012 por el Museo Thyssen-Bornemisza en colaboración con la UNED.
4.- Isidro G. Blanco Toviso en artehistoria.com.
5.- «Una mirada hacia el arte de la antigua Edad Media», Mª Teresa González Vicario, en El arte en la baja Edad Media occidental: arquitectura, escultura y pintura, 2014, VV.AA., Editorial Centro de Estudios Ramón Areces Madrid, pg.35.
5.- «La escultura. El testimonio de la Edad Media de siglo V al XV»  en Historia del Arte, Barral, Xavier, 1989, Carroggio.


La Virgen Blanca de la catedral de León.-


Portada oeste de la catedral de León, la Virgen Blanca (copia de Andrés Seoane)



Virgen Blanca, original.
En contra de lo que suele suceder, en el parteluz de la puerta del Juicio Final, aparece una escultura de la Virgen en vez de la tradicional de Jesucristo. Esta escultura tiene todas las características del estilo 1200, acompañada de una leve insinuación de la sonrisa idiogótica - sintesis de idiota-gótica con que desde mi ignorancia me atrevo a calificar la sonrisa gótica -. Lo que ves es una copia. El original está en el interior de la catedral y no he podido obtener fotografía alguna de buena calidad. No obstante, son fáciles de distinguir los pequeños matices que convierten una escultura en una obra de arte y la copia de Seoane en una chapuza.

Como decía el poeta - y si no lo digo yo - ¡Hay de aquel que sea capaz de distinguir la verdad de la mentira! Lo tiene claro en los tiempos que corren - sXXI -.


¿Nos encontramos en el camino del Estilo 1200 con el Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago de Compostela - 1168-1188 - ? ¿Y qué decir de la Virgen Blanca que acabamos de ver? La copia de Seoane no, claro.


Comments

Popular posts from this blog

La luz gótica : Las vidrieras

El gótico en España : las catedrales.

La escultura en la catedral de Chartres